Deje que su sartén se enfríe por completo antes de lavarla para evitar un choque térmico que haga que la sartén se deforme. Limpie su sartén con agua tibia y jabón y una esponja suave para asegurarse de que el interior esté impecable antes de guardarlo. Todas nuestras sartenes son completamente aptas para lavavajillas (excepto las sartenes con mango de madera). Sin embargo, recomendamos lavar todas las sartenes a mano, ya que las pastillas para lavavajillas contienen productos químicos fuertes que pueden deteriorar el revestimiento antiadherente. Lave la sartén en agua tibia y límpiela con una esponja o paño suave y evite usar estropajos de acero. Esto haría que la capa antiadherente no fuera adecuada para su uso. Al almacenar, le recomendamos que coloque una hoja protectora entre sus ollas y sartenes para minimizar el desgaste. 

blobid2.png

Agregar comentario

El artículo está cerrado para comentarios.